MI MARIDO Y YO HEMOS DECIDIDO ACABAR CON NUESTRA RELACIÓN SENTIMENTAL, TENEMOS UN HIJO EN COMÚN, QUEREMOS LA CUSTODIA COMPARTIDA PERO NO SABEMOS COMO GESTIONARLO. ¿ ES NECESARIO QUE QUEDE POR ESCRITO? ¿ CÓMO NOS ORGANIZAREMOS CUANDO TENGAMOS CADA UNO AL NIÑO? ¿ QUIÉN DEBE QUEDARSE LA VIVIENDA HABITUAL SI LA CUSTODIA ES COMPARTIDA?

Querida lectora, de antemano decirte que sin duda habéis adoptado una de las mejores decisiones en cuanto se refiere a la custodia compartida de vuestro hijo.

 

A pesar de que esta práctica es muy novedosa es, sin duda alguna y según el sector mayoritario de la judicatura, la mejor manera para que el menor ( debido al hecho de que sus padres hayan decidido acabar con su unión) no pierda relación con ninguno de los dos progenitores y por tanto quede emocionalmente menos afectado por estas nuevas circunstancias.

 

Es muy importante para ejercer este tipo de custodia que exista una buena relación entre los padres. Por el contrario, cuando los progenitores no muestran una cordial relación y solicitan la custodia para uno de ellos, podrán ser los propios jueces los que obliguen a los padres asumir una custodia compartida. Antiguamente era muy común atribuirle la custodia en exclusiva a la madre, pero esto está cambiando. El menor tiene derecho a relacionarse con sus dos progenitores y debemos tener en cuenta que siempre prevalecerá el interés superior del menor, incluso en detrimento del de los padres.

 

Vamos por partes. Se exige un plan de parentalidad como requisito para la admisión de la demanda. Un plan de parantelidad es un instrumento para concretar la forma en que ambos progenitores piensan ejercer las responsabilidades parentales, en él se detallan los compromisos que asumen respecto a la guarda, el cuidado y la educación de los hijos, organizar por si mismos y responsablemente su cuidado. Por ejemplo que días pernoctara en casa de uno, como os organizaréis para llevarlo y recogerlo al colegio, etc.… En principio este plan de parentalidad es el que debéis cumplir, y digo en principio porque no obstante aunque esté plasmado en un documento y aprobado judicialmente, debéis saber que lo mejor sería no tener que recurrir a él. Por ejemplo un progenitor debido a su trabajo debe hacer un viaje y estar ausente toda la semana por lo que no puede hacerse cargo de su hijo, sin duda la mejor manera es hablar con el otro progenitor e intentar buscar una solución consensuada y amistosa.

Hay partes que han decidido la guarda y custodia compartida por semanas alternas, hay otras que han establecido que sea mensualmente, un mes lo tiene uno, otro mes lo tiene otro, e incluso hay gente que ha preferido la custodia compartida por días, los Lunes lo tiene uno, los martes otro…

El plazo dependerá de varios factores, como por ejemplo, la cercanía de los domicilios de los progenitores, la distancia que exista hasta el centro educativo, etc…

 

Vosotros sois quienes mejor conocéis a vuestro hijo y sin duda el juez preferirá daros la oportunidad de que seáis vosotros quienes os organicéis y evitar que finalmente os reguléis por una decisión impuesta.

 

En cuanto a la vivienda que tenéis en común. Hay que destacar que cuando se trata de custodia compartida los gastos se multiplican, puesto que cada uno de ellos necesita disponer, además, de otra vivienda para las semanas alternas en las que no debe pernoctar con el niño y en la que, previsiblemente, residirá su nueva familia.

Lo mejor que podéis hacer es proceder a la venta de la vivienda de mutuo acuerdo, y cada uno de vosotros dispongáis de una vivienda propia.

 

 

Marta Sagués Pérez

Abogada

Comments are closed.