HACE UN MES DEJÉ MI VEHÍCULO EN UN “PARKING” EN EL QUE ESTACIONO HABITUALMENTE. ÉSTE ADEMÁS DE ADMITIR EL ESTACIONAMIENTO POR TIEMPO TAMBIÉN ADMITE EL ESTACIONAMIENTO MENSUAL DIURNO. ME ENCONTRÉ EL VEHÍCULO CON UN CRISTAL ROTO Y LA RUEDA DELANTERA PINCHADA, A PESAR DE QUE EL APARCAMIENTO DISPONE DE CÁMARAS DE SEGURIDAD Y UNA CABINA DE ENTRADA CON PERSONAL NO SE QUIEREN HACER RESPONSABLES DE LOS DAÑOS. ¿DEBO ASUMIR EL COSTE DE LOS DAÑOS O PUEDO RECLAMARLOS AL SEGURO Y PROPIETARIO DE DICHO PARKING?

ME IMPUTAN UN DELITO POR CONDUCIR BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL Y MI ABOGADO ME ACONSEJA ACEPTAR EL PACTO QUE PROPONE FISCALÍA. ¿ TENGO OBLIGACIÓN DE ACEPTAR EL TRATO?¿ QUE PASA SI NO LO ACEPTO?
noviembre 10, 2015
HACE DIEZ MESES QUE NO PUEDO PAGAR LA HIPOTECA DE MI CASA, EL CAPITAL PENDIENTE NO LLEGA AL 25% DEL VALOR DE LA PROPIEDAD, EL BANCO ME AMENAZA CON INTERPONER UNA DEMANDA JUDICIAL Y QUEDARSE CON MI CASA ¿PUEDEN HACERLO?
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

HACE UN MES DEJÉ MI VEHÍCULO EN UN “PARKING” EN EL QUE ESTACIONO HABITUALMENTE. ÉSTE ADEMÁS DE ADMITIR EL ESTACIONAMIENTO POR TIEMPO TAMBIÉN ADMITE EL ESTACIONAMIENTO MENSUAL DIURNO. ME ENCONTRÉ EL VEHÍCULO CON UN CRISTAL ROTO Y LA RUEDA DELANTERA PINCHADA, A PESAR DE QUE EL APARCAMIENTO DISPONE DE CÁMARAS DE SEGURIDAD Y UNA CABINA DE ENTRADA CON PERSONAL NO SE QUIEREN HACER RESPONSABLES DE LOS DAÑOS. ¿DEBO ASUMIR EL COSTE DE LOS DAÑOS O PUEDO RECLAMARLOS AL SEGURO Y PROPIETARIO DE DICHO PARKING?

Ciertamente el caso que nos planteas no es aislado y existen tantos casos de daños y robos en vehículos estacionados en este tipo de establecimientos como dudas respecto al ámbito jurídico o relaciones obligacionales que rigen entre el propio parking y los usuarios del mismo.

 

Estas dudas son razonables puesto que las propios tribunales distinguen las consecuencias jurídicas dependiendo del tipo de instalaciones en las que se estacione un vehículo, y por lo tanto en función de qué tipo de garaje o aparcamiento nos encontremos que las consecuencias ante posibles daños serán distintas. Tendremos, por lo tanto, el contrato de garaje en el que el local queda reservado a usuarios que habitualmente guardan en él sus vehículos, en una plaza determinada o asignada, ya sea de su propiedad o arrendada, por precio único que no tiene en cuenta las horas de permanencia, ni los días, sino períodos temporales de mayor duración, como meses o años, siendo en estos estacionamientos la obligación de los usuarios la protección de sus vehículos; y el contrato de “aparcamiento”, en el que el local se encuentra acotado y al que no se puede entrar libremente con el vehículo, con casetas o controles de acceso, en los que se expende, manual o mecánicamente un tíquet o boleto que principalmente marca la hora y el día de entrada del vehículo conducido por el usuario que debe estacionarlo en cualquier plaza vacía. En contraposición a los garajes, las empresas propietarias o concesionarias de estos “parkings” tienen el deber de guarda y custodia, pues ese boleto o tíquet que recogemos al entrar con nuestro vehículo supone un contrato que integra el arrendamiento de una plaza por el tiempo que la estemos utilizando, pero además de depósito, y es en este sentido donde surge la obligación de garantizar la seguridad del vehículo por parte del propietario o concesionario del aparcamiento, exigiéndose el deber de vigilancia.

 

La Ley reguladora de este tipo de situaciones jurídicas no sólo incluye los supuestos en los que una persona cede, como actividad mercantil, un espacio en su local para el estacionamiento de vehículos, con los deberes de vigilancia y custodia, durante el tiempo de ocupación o uso de la plaza, a cambio de un precio determinado en función del tiempo de estacionamiento, sino que también se incluyen instalaciones con estacionamiento rotatorio, en el que el titular del aparcamiento se obliga a facilitar una plaza de aparcamiento por un período de tiempo variable, no prefijado, como el estacionamiento con reserva de plaza en el que el titular del aparcamiento se obliga a mantener durante todo el tiempo pactado una plaza de aparcamiento a disposición del usuario. En este tipo de estacionamientos también estarían recogidos supuestos como el abono mensual, o por horas, o diurnos, de ciertos aparcamientos regentados por concesionarias o titulares privados, que además admiten vehículos con estacionamiento limitado por tiempo.

 

Por lo tanto, teniendo en cuenta las instalaciones que nos comentas, donde se produjeron los daños a tu vehículo, dotadas de sistema de vigilancia y con control de acceso y salida, entendemos que sí se encuentran en el ámbito de aplicación de esta normativa, y por lo tanto existe un contrato vinculante de aparcamiento, siendo clara tu intención y finalidad de delegar en el propietario del local o aparcamiento la obligación de custodia de tu vehículo estacionado en el local, durante unas horas cada día, al ser conocido tanto por tu persona como por el resto de usuarios la existencia de un ámbito de protección en torno al vehículo durante su estancia en el aparcamiento, creado por el propietario del local, y en función del cual, y confiando en su efectividad, los clientes pueden hacer dejación en el aparcamiento de las medidas de seguridad que en otro caso hubieran adoptado de estacionarlo en la vía pública o en otro lugar, habiendo por lo tanto en este caso una transmisión al titular del aparcamiento, durante el tiempo en que el vehículo se encontraba en su interior, de la posesión o tenencia inmediata del vehículo, con la finalidad de conservarlo o guardarlo, asumiendo por lo tanto el titular la obligación de guardar y restituir el vehículo estacionado en su local.

 

No hay duda que en tu caso el titular del aparcamiento ostenta la obligación de restituirte el vehículo en el estado en el que lo entregaste, con sus componentes y accesorios, siendo de su responsabilidad los daños y perjuicios por la falta de vigilancia.

 

Por lo tanto, es conveniente que la compañía de tu vehículo proceda a la reclamación frente al titular del aparcamiento y su compañía aseguradora, emprendiendo las acciones judiciales oportunas en caso de negarse a asumir la responsabilidad por estos daños causados en tu automóvil durante la estancia en el interior del aparcamiento.

 

 

Carlos Pérez i Bernalte

Abogado

Comments are closed.