HACE TRES MESES QUE INTENTO PAGAR AL PROPIETARIO DE LA VIVIENDA DONDE VIVO Y NO ME COGE EL DINERO. AHORA ACABO DE RECIBIR UNA DEMANDA POR DESHAUCIO. ¿TENGO DERECHO A QUEDARME EN EL PISO?

EL PASADO VERANO TUVE UNA CAIDA EN LAS ESCALERAS DEL CONSULADO DE MARRUECOS Y ME FRACTURÉ EL DEDO MEÑIQUE. ¿TENGO DERECHO A INDEMNIZACIÓN?
noviembre 10, 2015
VIVÍA EN BARCELONA Y HACE DOS AÑOS COMPRÉ UN PISO EN LA MARINA DE AIGUADOLÇ PARA ESCAPAR DEL BULLICIO DE LA CIUDAD. MI SORPRESA HA SIDO QUE EL CAMPO DE FÚTBOL GENERA UN RUIDO INSOPORTABLE Y EN HORAS CLAVES, COMO SON LAS DE LA SIESTA Y A LAS 8 DE LA MAÑANA DE LOS DOMINGOS. EL PROBLEMA SE ACRECIENTA CUANDO APARECEN LOS DEL BOMBO Y AUMENTAN INSOPORTABLEMENTE LOS RUIDOS. ¿TENGO QUE MARCHARME DE MI PROPIA VIVIENDA O TENGO DERECHO A QUE CESE DICHA ACTIVIDAD MOLESTA E INSALUBRE?
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

HACE TRES MESES QUE INTENTO PAGAR AL PROPIETARIO DE LA VIVIENDA DONDE VIVO Y NO ME COGE EL DINERO. AHORA ACABO DE RECIBIR UNA DEMANDA POR DESHAUCIO. ¿TENGO DERECHO A QUEDARME EN EL PISO?

Es una práctica que se da en ocasiones, el que un propietario de una vivienda pueda buscar con esta acción, la de dejar de cobrar intencionadamente las rentas del alquiler, un motivo para poderte desahuciar al inquilino. Esta práctica suele darse más a menudo en aquellos arrendamientos que son de renta antigua y que, por lo tanto, son, en la mayoría de los casos, totalmente antieconómicos para los arrendadores.

 

Lo primero que hemos de decirte es que jamás dejes de pagar la renta del alquiler al propietario, aunque hayas observado que éste se niegue de una forma u otra a aceptar el dinero. Hay varias formas de obligarle a cobrar las rentas; bien por medio de transferencia bancaria, para el caso de que tengas la cuenta bancaria y siempre que no te devuelva los recibos; bien por medio de giro postal; o bien, para el caso que tampoco quiera aceptar el giro postal, por medio de la consignación judicial. No obstante, también hay que tener en cuenta que el hecho de demorar el pago de un recibo veinte días, siempre que no se convierta en costumbre, no se puede considerar como un impago de la renta sino como un retraso (significativamente diferente).

 

Para este supuesto en concreto, por el hecho de haber transcurrido un plazo de tres meses, y siempre que no puedas probar que has intentado por todos los medios pagar, te recomiendo que ejerzas la acción de la ENERVACIÓN. La enervación permite al inquilino el poder pagar antes de la celebración del juicio. De esta manera, continuarás en tu situación normal de arrendamiento, aunque estarás obligad@ al pago de las costas causadas al contrario. Pero atent@, pues ésta opción tan sólo puede usarse una vez en la vida del contrato, pues no habrá una segunda oportunidad de enervarse y procederá, en una segunda ocasión, el desahucio por falta de pago.

 

Por último, nuestro más sincero consejo es que siempre pagues la renta puntualmente, es decir dentro de los cinco primeros días de cada mes. De esta forma no darás pie a que el propietario pueda tener alguna excusa para intentar la desocupación de la vivienda. En cuanto observes cualquier devolución del pago de rentas, procede por cualquiera de las otras formas de pago, pero nunca dejes de pagar.

Comments are closed.