HACE TRES AÑOS ALQUILÉ UN LOCAL DE MI PROPIEDAD POR TIEMPO DE DIEZ AÑOS, SIN EMBARGO, DESDE HACE CINCO MESES EL INQUILINO HA CERRADO LA TIENDA, DEJADO DE PAGAR LAS RENTAS Y HA DADO POR RESCINDIDO EL CONTRATO ENTREGÁNDOME LAS LLAVES A TRAVÉS DE UN NOTARIO, LLAVES QUE NO HE ACEPTADO. ¿PUEDO RECLAMARLE LAS RENTAS? ¿ESTÁ RESUELTO EL ARRENDAMIENTO?.

HACE DIEZ MESES QUE NO PUEDO PAGAR LA HIPOTECA DE MI CASA, EL CAPITAL PENDIENTE NO LLEGA AL 25% DEL VALOR DE LA PROPIEDAD, EL BANCO ME AMENAZA CON INTERPONER UNA DEMANDA JUDICIAL Y QUEDARSE CON MI CASA ¿PUEDEN HACERLO?
noviembre 10, 2015
LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS PRETENDE OBLIGARME A CEDER MI PATIO INTERIOR, DE LUCES, CUYO USO PRIVATIVO TENGO CONCEDIDO EN MI ESCRITURA, PARA INSTALAR UN ASCENSOR EN LA FINCA. TENGO DERECHO A NEGARME.
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

HACE TRES AÑOS ALQUILÉ UN LOCAL DE MI PROPIEDAD POR TIEMPO DE DIEZ AÑOS, SIN EMBARGO, DESDE HACE CINCO MESES EL INQUILINO HA CERRADO LA TIENDA, DEJADO DE PAGAR LAS RENTAS Y HA DADO POR RESCINDIDO EL CONTRATO ENTREGÁNDOME LAS LLAVES A TRAVÉS DE UN NOTARIO, LLAVES QUE NO HE ACEPTADO. ¿PUEDO RECLAMARLE LAS RENTAS? ¿ESTÁ RESUELTO EL ARRENDAMIENTO?.

El problema que nos planteas particularmente es un asunto que está afectando considerablemente la economía particular en nuestro País. Este problema no es ajeno a miles de propietarios e inquilinos aunque en cada caso concreto las circunstancias sean distintas. La esencia de la situación conflictiva se reproduce sistemáticamente. No es nuevo para nosotros observar como se produce constantemente el cierre de establecimientos por falta de actividad, por falta de clientes. Una situación, desgraciadamente, demasiado “normal” y “cotidiana”. Bien es cierto que las ganas de emprender negocios en algunos casos no obtiene una respuesta comercial, y los proyectos de ciertos inquilinos se diluyen a los pocos meses de iniciarse el negocio, con la terrible consecuencia de cerrar puertas ante la sucesión de meses con pérdidas, y más teniendo en cuenta que quizá desde el año 2007 hasta la actualidad nos encontramos en uno de los peores momentos en la historia de la economía local y global. Pero si bien es cierto que podemos entender las razones por las que un inquilino se ve obligado a cerrar las puertas de su negocio no es menos cierto que éste no puede decidir, sin más, cerrar y devolver llaves al propietario, sin que este último tenga voz ni voto, pues existe un contrato de arrendamiento por el que se han obligado dos partes, y por lo tanto el propietario también tiene unos derechos, y se le han creado unas expectativas al alquilar su local por un determinado número de años.

 

Planteas una situación en la que tu inquilino dio por resuelto el contrato a su voluntad e intentó devolverte las llaves (depositándolas en una notaría), devolución que no aceptaste, y te dejó a la vez de pagar la renta bajo la excusa de resolución contractual. Al respecto cabe tener en cuenta que en los contratos de arrendamiento no es procedente el desistimiento, no cabe la resolución unilateral basada en el mero capricho o voluntad de una de las partes (salvo que así lo hayan pactado). Por mucho que a tu inquilino no le salieran los números del negocio éste no podía decidir por sí solo dejar sin efecto el contrato de arrendamiento. En esta situación debo indicarte que has actuado correctamente no aceptando las llaves, pues en términos jurídicos ha supuesto tu oposición a la rescisión del contrato planteada por tu inquilino. Si las hubieras aceptado habrías aceptado la resolución contractualmente decidida por el arrendatario.

 

Sea la causa que sea la que ha motivado a tu inquilino a entregarte las llaves, a dejar de pagar las rentas y a dar por rescindido el contrato de arrendamiento por sí mismo, ha obrado de forma totalmente incorrecta, pues su obligación era, en primer lugar, y en una conducta de buena fe, comunicarte con una antelación suficiente su necesidad de resolver el contrato debido a las pérdidas de su negocio, anuncio que hubiera posibilitado llegar a un acuerdo de rebaja de la renta, o bien acordar entre ambos los términos de la resolución del contrato.

 

En cualquier caso, como tu inquilino ha obrado como ha obrado puedes exigirle el cumplimiento del contrato, porque éste no se ha terminado (aunque esta solución es poco recomendable dadas las circunstancias), o bien instar judicialmente la resolución del contrato y la reclamación de las rentas impagadas. En algunos supuestos los arrendadores solicitan todas las rentas correspondientes a la total duración del contrato, pero en este punto la jurisprudencia exige la concurrencia de unas determinadas circunstancias (mala fe del arrendatario, cláusula penal, etc.) y exigiría un detenido estudio de cada caso concreto, por lo que lo más recomendable sería la opinión profesional de un Abogado.

 

Fdo. Carlos Pérez Bernalte.

 

Comments are closed.