HACE DOS MESES ME FRACTURÉ UNA PIERNA DEBIDO A UNA CAÍDA SUFRIDA EN LAS ESCALERAS MECÁNICAS DE LA ESTACIÓN DE TREN. ¿PUEDO RECLAMAR LOS DAÑOS A LA ENTIDAD PÚBLICA DEL TRANSPORTE FERROVIARIO?

En la comunidad de propietarios donde resido no nos ponemos de acuerdo para la instalación de un ascensor, puesto que hay vecinos en los bajos que no quieren pagar nada, argumentando que al estar en la planta bajos nunca lo utilizarán. Otros vecinos proponen que éstos vecinos sean excluidos de participar en el pago, y otros vecinos, en cambio, exigen que éstos paguen. Cómo podemos solucionar esta situación y seguir adelante con la instalación del ascensor.
noviembre 10, 2015
MI MARIDO Y YO QUEREMOS TENER UN HIJO POR MEDIO DE UN VIENTRE DE ALQUILER PERO DESCONOCEMOS SI ESTO ES LEGAL EN ESPAÑA Y, SI NO LO ES, DONDE ES POSIBLE.
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

HACE DOS MESES ME FRACTURÉ UNA PIERNA DEBIDO A UNA CAÍDA SUFRIDA EN LAS ESCALERAS MECÁNICAS DE LA ESTACIÓN DE TREN. ¿PUEDO RECLAMAR LOS DAÑOS A LA ENTIDAD PÚBLICA DEL TRANSPORTE FERROVIARIO?

En primer lugar debo indicarte que según los datos que facilitas en tu planteamiento de la cuestión sería totalmente imprudente por mi parte aconsejarte en un sentido u otro, pues me faltan algunos detalles relevantes de los hechos para entender mejor qué circunstancias concurrieron en tu caída. La razón o causa de la caída es importantísima para poder resolver esta cuestión, pues el mero hecho de haber sufrido el daño no sería, en principio, suficiente para entender que la propietaria de la instalación sea la responsable de la producción de tus daños, y por lo tanto tampoco significa que, de antemano, y por la propia existencia de la caída, esté obligada a indemnizarte.

 

Si la caída se produjo por mal funcionamiento de la instalación mecánica, por mala señalización en cuanto a su uso o porque no se adoptaron las correspondientes medidas de seguridad, la responsabilidad de la empresa propietaria de la instalación estaría bastante clara y podría aconsejarte que reclames a la misma la indemnización correspondiente por tus daños.

 

Sin embargo, si la causa de la caída se debe a tu falta de atención, se trata de una caída por desestabilización, o simplemente se debe a causas más atribuibles a tu propia persona que a terceras personas (caso “fortuito”), la reclamación de los daños sería mucho más complicada o podría, incluso, perjudicarte, en términos económicos, pues estarías reclamando una indemnización de daños por el mero hecho de haberse producido éstos, y no por existir la “culpa” de la entidad a la que reclamas. Estaríamos ante un supuesto en el que pretenderías reclamar simplemente por la existencia de “riesgo”, y no porque haya habido intervención u omisión del reclamado. La responsabilidad “por riesgo” es fundamento coadyudante de la obligación de resarcir, pero no presupuesto único para ello. La existencia de “culpa” sigue siendo un principio básico en nuestro ordenamiento jurídico.

 

 

Con todo ello quiero decir que si bien es cierto que a veces hacemos cosas o utilizamos instalaciones que pueden suponer un cierto riesgo para nuestra integridad física, el hecho de que en alguna ocasión hayamos sufrido daños no nos otorga el derecho a ser indemnizados por ello. Y aunque no pensemos mucho en ello lo cierto es que este supuesto nos puede pasar a cualquiera de nosotros en actos tan cotidianos como caernos en la calle o, como es el caso, sufrir un accidente utilizando escaleras mecánicas de cualquier instalación. Caso distinto podría ser si la caída se produce dentro del propio tren, pues estaríamos ante la condición de viajero, con nuestro recibo, y podríamos reclamar en base al Seguro Obligatorio de Viajeros, aprobado por Decreto de 22 de diciembre de 1989, tratándose de un seguro de responsabilidad más objetivo, a modo de seguro de viaje.

 

 

Javier Parés i Mesas

Comments are closed.