Como puedo defenderme en caso de que alguien difunda a traves de un medio como el email a un tercero/a una difamación, injuria, calumnia, que implica un daño grave de la imagen de la persona a nivel personal, profesional y familiar? Que tipos de acciones legales son aconsejables? Que consecuencias podrían tener en caso de éxito del procedimiento?

HACE DOS MESES QUE LA COMPAÑÍA TELEFÓNICA REALIZA CARGOS EN LA FACTURA DE MI TELÉFONO MOVIL, DE EMPRESAS QUE NO PARAN DE REMITIRME MENSAJES DE PUBLICIDAD. NO SOLO ME ENVIAN OFERTAS DE COSAS QUE NO NECESITO SINO QUE ADEMÁS, ME COBRAN POR ELLO. ¿COMO PUEDO DETENER ESTA SANGRÍA Y QUE PUEDO HACER PARA NO PAGAR?
noviembre 10, 2015
ESTOY SEPARADA Y TENGO DOS HIJAS. MI EX-MARIDO ME PAGA LAS PENSIONES DE ALIMENTOS PERO SIEMPRE TENEMOS PROBLEMAS CON LOS GASTOS EXTRAORDINARIOS A LA HORA DE SABER CUALES SON.
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

Como puedo defenderme en caso de que alguien difunda a traves de un medio como el email a un tercero/a una difamación, injuria, calumnia, que implica un daño grave de la imagen de la persona a nivel personal, profesional y familiar? Que tipos de acciones legales son aconsejables? Que consecuencias podrían tener en caso de éxito del procedimiento?

Estimado lector, nos planteas una cuestión que se está sucediendo constantemente en nuestra sociedad, sobretodo teniendo en cuenta que las redes sociales y los correos electrónicos han revolucionado el mundo de las relaciones y comunicaciones entre personas y colectividades, convirtiéndose estos medios en poderosos escaparates de nuestras vidas, y precisamente sus mejores características son a su vez el mayor peligro, pues la rapidez de expansión de una comunicación y la muchas veces mala calidad de las informaciones provocan serios problemas con respecto a la vulneración de los derechos más fundamentales de las personas.

 

El derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen está garantizado en el artículo 18 de nuestra Constitución Española, pues según este precepto existirá protección civil frente a todo género de intromisiones ilegítimas. No obstante habrá que distinguir cuándo las informaciones personales que puedan aparecer en ciertas redes sociales o difundidas por otros medios suponen revelaciones de la vida íntima y personal de una persona, sin que ésta haya podido autorizar el uso de esa información o imagen, y otra distinta el hecho de que determinadas personas utilicen estos mismos medios para dañar la imagen de una persona con información no acorde con la realidad, y por lo tanto se le atribuyen al perjudicado ciertas características antisociales, delictivas o de cualquier otra índole que atente contra su dignidad o integridad. Para el primer supuesto la protección judicial que nos ofrece la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo de Protección Civil del Derecho al Honor nos permitiría solicitar a los Tribunales civiles el cese de la intromisión ilegítima, la reparación del daño mediante una indemnización, además de otras medidas como la publicación de la sentencia, etc, (típico caso de los conflictos prensa rosa – famosos).

 

En el segundo supuesto, partimos del supuesto de que las personas que usan su libertad de expresión no puedan actuar ilimitada e irresponsablemente, deformando la verdad, inclusive mintiendo, y entrometiéndose ilegítimamente en vidas privadas ajenas, y para este límite nuevamente tendremos en cuenta el ya citado artículo 18.1 de la Constitución Española, que garantiza conjuntamente «los derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen». No obstante, en estos casos también habrá que tener en cuenta la cobertura o protección establecida en el Código Penal, que dedica el Título XI de su Libro II a la regulación de los delitos contra el honor, teniendo en cuenta que las lesiones que se produzcan al honor vienen tipificadas como delitos de injuria y calumnia. Será ésta, por lo tanto, la vía que protege las lesiones más fuertes al honor.

 

Evidentemente usted tendrá que considerar el grado de afectación a su honor que está suponiendo la acción del tercero y, sobretodo, si la irreal información que está manipulando este tercero le atribuye a usted algún hecho delictivo. Podrá ser injurias si la información que lesiona su dignidad menoscaba su fama o atenta contra su propia estimación. Ahora bien, solamente será constitutiva de delito la injuria la que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sea tenida en el concepto público por grave.

 

 

Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad. La manifestación injuriosa debe tener un claro contenido ofensivo o denigratorio para otra persona que socialmente se pueda considerar que la deshonra o desacredita, es decir, se requiere un contenido ofensivo a la dignidad de la persona, pues habrá acciones que objetivamente no serán injuriosas, o que lo son pero no ha existido ese ánimo de injuriar, sino de bromear, criticar, narrar, etc..

 

Estaremos ante un caso de calumnia cuando la información del tercero suponga la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio a la verdad, es decir, consiste en atribuir un hecho falso constitutivo de delito a otra persona, sea éste perseguible de oficio o a instancia de parte. Sería, por lo tanto, un tipo agravado de la injuria.

 

Analizadas las circunstancias concretas de su caso, y sobretodo asegurando los medios que usted pueda disponer para acreditar estos hechos, podrá optar por la vía judicial civil, si los hechos no superan la consideración de intromisiones ilegítimas, o bien la vía penal atendidas circunstancias más graves para su persona, acciones que igualmente llevarán consigo la correspondiente responsabilidad civil por los daños, y la adopción de otras medidas como la cesación de la divulgación, la sanción civil y/o penal (condena) al autor, la rectificación, etc.

 

Javier Parés.

Comments are closed.