ACABO DE PERDER UN JUICIO EN EL QUE ME DESHAUCIAN DE LA CASA QUE TENGO ALQUILADA. HE APELADO A LA AUDIENCIA PROVINCIAL PERO EL PROPIETARIO HA SOLICITADO AL JUEZ EJECUTAR EL DESAHUCIO AUNQUE ESTÉ PENDIENTE LA APELACIÓN. ¿PUEDE HACERLO? ¿QUE PASA SI ME ECHAN Y LUEGO GANO LA APELACIÓN Y ME ENCUENTRO EN QUE EL PROPIETARIO HA ALQUILADO LA CASA A OTRAS PERSONAS? ¿TAN INJUSTA PUEDE SER LA LEY?

HE RECIBIDO UNA SANCIÓN DEL AYUNTAMIENTO POR TIRAR LA BASURA EN UN CONTENEDOR ESPECIAL SOLO PARA PLÁSTICO. ¿ES LEGAL QUE URGUEN EN MI BASURA EN BUSCA DE DATOS PERSONALES? ¿ TENGO LA OBLIGACIÓN DE RECICLAR CUANDO RESULTA QUE HAY EMPRESAS QUE SE LUCRAN CON LA RECOGIDA DE LOS RESIDUOS?
noviembre 10, 2015
HACE DOS SEMANAS SUFRÍ UN ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN Y LO HE PUESTO EN MANOS DE MI COMPAÑÍA DE SEGUROS. ESTA ME DICE QUE INTENTARÁ LA RESOLUCIÓN EXTRAJUDICIAL PORQUE EN TODO CASO HAY SEIS MESES PARA FORMULAR LA DENUNCIA. NO ACABO DE SENTIR QUE MIS INTERESES ESTÁN PROTEGIDOS. ¿ QUE ME PUEDE RECOMENDAR?
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

ACABO DE PERDER UN JUICIO EN EL QUE ME DESHAUCIAN DE LA CASA QUE TENGO ALQUILADA. HE APELADO A LA AUDIENCIA PROVINCIAL PERO EL PROPIETARIO HA SOLICITADO AL JUEZ EJECUTAR EL DESAHUCIO AUNQUE ESTÉ PENDIENTE LA APELACIÓN. ¿PUEDE HACERLO? ¿QUE PASA SI ME ECHAN Y LUEGO GANO LA APELACIÓN Y ME ENCUENTRO EN QUE EL PROPIETARIO HA ALQUILADO LA CASA A OTRAS PERSONAS? ¿TAN INJUSTA PUEDE SER LA LEY?

Nos planteas una cuestión de rigurosa actualidad en la que nuestros Tribunales no muestran una uniformidad en cuanto a su tratamiento. ¿Son ejecutables provisionalmente las sentencias de desahucio?. Nuestro sistema jurídico reconoce un derecho fundamental a todas las personas a obtener la tutela judicial efectiva de los Jueces y Tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión. Este derecho comprende el derecho a la ejecución de las sentencias firmes. En cuanto a las sentencias no firmes, es decir, las que como en tu caso se someten a un recurso de apelación, la opción política legislativa adoptada por la LEC 1/2000 (Ley que ordena nuestro procedimiento judicial civil) posibilita ejecutar provisionalmente sentencias que se encuentras apeladas, supuestamente bajo el cumplimiento de unos requisitos con la finalidad de proteger los intereses de las partes en el proceso y la supuesta buena administración de justicia.

La interpretación mayoritaria que realizan nuestros Tribunales se decanta por aceptar las ejecuciones provisionales de sentencias de desahucio cuando llevan aparejado lanzamiento (desocupación de la vivienda), pero como decimos también hay Tribunales, los menos, que en ocasiones desestiman esta cuestión. Nuestro ordenamiento civil reconoce a los inquilinos afectados por una sentencia condenatoria de desahucio interponer recurso de apelación siempre y cuando esta sentencia suponga el “lanzamiento”, y siempre y cuando el inquilino acredite estar al corriente del pago del alquiler, no sólo hasta el momento de apelar sino durante todo el proceso de apelación. Estamos, por lo tanto, en una situación “favorable” al propietario pues si dicho inquilino pretende que la apelación curse hasta la sentencia no podrá dejar de pagar el alquiler, a pesar de que se ejecute provisionalmente la sentencia y se vea obligado a dejar la vivienda.

Llegados a este punto o, más bien dicho, marco legal, surge una situación de contrariedad pues mientras que el inquilino se ve privado de la posesión y disfrute de la finca en virtud de la correspondiente ejecución provisional al mismo tiempo, el propio arrendatario, a fin de evitar desierto el recurso de apelación que ha interpuesto, dirigido a conseguir una revocación de la sentencia, debe continuar pagando los sucesivos plazos de la renta del arrendamiento que venzan durante la sustanciación del recurso, a pesar de que ya no dispone de la posesión y disfrute de la vivienda. Nosotros entendemos que se ocasiona un perjuicio muy desproporcionado e irrazonable al arrendatario, lesionándose, a él sí, injustificadamente, el derecho a la tutela judicial efectiva de dicho arrendatario recurrente.

Para nosotros, y para una parte de la doctrina y la jurisprudencia, es incompatible la ejecución provisional con la obligación de abonar rentas, y se debería desestimar rotundamente la posibilidad de ejecutar provisional las sentencias que conllevan lanzamiento mientras están recurridas, pues se da una situación caótica para el inquilino que no sólo es despojado de la vivienda sino que está obligado a seguir pagando la renta de una vivienda que no disfruta, y más teniendo en cuenta que en tanto no se dicte sentencia firme estimatoria del desahucio no puede considerarse extinguido el contrato de arrendamiento, con la existencia de un derecho “virtual” del inquilino a seguir ocupando la vivienda.

El daño que se provoca al inquilino puede ser totalmente irreparable si tenemos en cuenta que el propietario podrá recuperar la vivienda mientras no existe sentencia de apelación, y hacer lo que quiera con la misma. Podrá alquilarla nuevamente o venderla, por lo que el inquilino, si gana la sentencia en apelación y, por lo tanto, se le sigue reconociendo el derecho como inquilino a continuar ocupando la vivienda, no va a poder ocuparla por habérsela entregado el propietario a terceras personas. En estos casos es imposible restaurar la situación anterior a la ejecución, es decir, que el inquilino vuelva a “su casa”, aunque aquí el Legislador ha previsto la reparación de los daños y perjuicios que bien seguro estará sufriendo el inquilino. La realidad judicial es bien distinta. Impera la falta de previsión por nuestros Jueces en los casos en los que la apelación es estimada y se reconoce el derecho de retorno del inquilino. Al propietario no se le suele exigir caución alguna para garantizar una posible indemnización. Pero, ¿Acaso es reparable el daño que se le causa al inquilino que no puede volver a la vivienda porque se ha vendido o alquilado a un tercero? ¿Qué valor de indemnización puede darse a los daños y perjuicios causados a un inquilino que, quizá, haya sido obligado a abandonar una vivienda que ocupaba desde hacía muchísimos años, o era de avanzada edad, o de recursos económicos escasos, etc., etc.?.

Por lo tanto, y en tu caso concreto, existe una posibilidad bastante previsible de que la ejecución provisional prospere y tengas que mudarte a otra vivienda, pero eso sí, no puedes dejar de pagar la renta si quieres que la Audiencia Provincial se pronuncie en apelación. Y si finalmente te dan la razón, o sea, sigues teniendo derecho de arrendamiento, el propietario se verá obligado a permitirte volver a la misma o indemnizarte económicamente si la vivienda la ha alquilado a un tercero o la ha vendido. Ahora bien, que la ley permita esta situación en la que los intereses de propietario e inquilino están en fuerzas tan desiguales es una cuestión que tiene partidarios y detractores. La polémica está servida, y si es injusta o no la Ley en esta cuestión supondrá un ejercicio de valoración personal.

 

Fdo. Carlos Pérez Bernalte.

Comments are closed.