Tengo una hija que se ha divorciado recientemente y se ha quedado la guarda y custodia de sus hijos. Las relaciones con ella no son muy cordiales, con lo que no nos está permitiendo a nosotros, sus abuelos, relacionarnos con nuestros nietos. ¿ Tenemos derecho a verlos?

HE RECIBIDO UNA MULTA DE TRÁFICO POR HABER CRUZADO EL PEAJE DE VALLCARCA SOLICITANDO NO PAGAR. ¿ES JUSTO QUE ME SANCIONEN CUANDO RESULTA QUE EN OTRAS COMUNIDADES DE ESPAÑA LAS AUTOVÍAS-AUTOPISTAS SON GRATUITAS?
enero 26, 2016
 SOY EL PRESIDENTE DE UNA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS DE UNOS APARTAMENTOS. UNO DE LOS VECINOS HA INSTALADO EN SU VIVIENDA UN TOLDO DISTINTO TANTO EN FORMA COMO EN COLORES RESPECTO AL RESTO DE VECINOS, Y HA INSTALADO CARPINTERIA DE ALUMINIO EN OTRO COLOR RESPECTO AL COLOR DE TODAS LAS VENTANAS DEL EDIFICIO. ¿PODEMOS OBLIGARLE A RETIRAR ESTOS ELEMENTOS?
enero 26, 2016
Mostrar todo

Tengo una hija que se ha divorciado recientemente y se ha quedado la guarda y custodia de sus hijos. Las relaciones con ella no son muy cordiales, con lo que no nos está permitiendo a nosotros, sus abuelos, relacionarnos con nuestros nietos. ¿ Tenemos derecho a verlos?

 

Por supuesto que si. Pero antes de proceder a cualquier solución en términos jurídicos debo requerirte que insistas en intentar la conciliación con tu hija, por lo menos por el bien y el interés de sus hijos, vuestros nietos. Es cierto que en ocasiones la comunicación entre dos personas es difícil, bien por que a veces el sentimentalismo no nos permite razonar las cosas, o bien simplemente porque nuestro fuerte no es el expresarnos, y al hacerlo lo hacemos incorrectamente, consiguiendo un efecto contrario al que buscábamos. En cualquier caso, a falta de comunicación directa ésta podrá intentarse a través de un profesional jurídico. Éste intentará ponerse de acuerdo con tu hija o su Abogado.

 

En el caso de que aún interviniendo un Abogado no se pueda consensuar una solución, no cabrá más remedio que interponer la correspondiente reclamación judicial para la consecución de un régimen de visitas a vuestro favor. En nuestro País existe una normativa específica para ello, que reformó en 2003 el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos. Esta Ley tiene su base en el art. 39 de nuestra Carta Magna, que dice que los poderes públicos han de fomentar la protección integral del menor y la familia, y ese es, precisamente, el interés del menor, el principio rector del derecho de familia. El poder público debe asegurar un espacio de socialización adecuado que favorezca la estabilidad afectiva y personal del menor, y en este espacio deben incluirse las relaciones de los nietos con los abuelos, que desempeñan un papel fundamental de transmisión de valores en la familia, además de influir muy directamente en el equilibrio afectivo y emocional del nieto, y ser referencia de identidad. Por lo tanto, a falta de acuerdo amistoso, serán nuestros Juzgados y Tribunales los que nos permitirán ejercer el derecho, como abuelos, de relacionarnos con nuestros nietos.

 

Un régimen de visitas acorde podría ser el consistente en tenerlos en vuestra compañía un día entre semana, desde la salida del colegio hasta las nueve de la noche (dependerá en parte de la edad de los menores); y uno o dos sábados con pernocta al mes. No obstante, las combinaciones podrán ser múltiples, y siempre se determinarán en función del interés de los nietos. Si además los padres están separados o divorciados, también habrá que tener en cuenta que ya existirá otro régimen de visitas, el de los padres, y en ningún caso, el régimen de visitas de éstos puede quedar perjudicado o limitado por el de los abuelos.

 

 

Javier Parés i Mesas

Abogado

Comments are closed.