MI MARIDO Y EL QUE SUSCRIBE HEMOS ADQUIRIDO UNA CASA EN SITGES POR UN PRECIO DETERMINADO Y RESULTA QUE LA ADMINISTRACIÓN NOS RECLAMA UNA COMPLEMENTARIA DE I.T.P. ALEGANDO QUE LA FINCA VALE MAS DE LO QUE NOS HA COSTADO. ¿ TENGO QUE PAGAR?

De un tiempo para aquí,y más concretamente desde que se recrudeció la crisis, está sucediendo que los compradores están adquiriendo propiedades por un precio por debajo del valor que la administración considera de mercado. O dicho de otra manera, si tienes la suerte o la habilidad de haber comprado un inmueble bien de precio, para nada exenta a la administración de cobrar el impuesto en función del valor que determinados parámetros objetivos ( aunque muy caducos) determinan.

El Impuesto de Transmisión patrimonial ( en adelante I.T.P.) está cedido a los Gobiernos Autonómicos por lo que compete, en tu caso, al fisco catalán su cobro, revisión, inspección, etc… Ello también deriva a que en determinadas comunidades el I.T.P. se pague al siete por ciento de ese valor de compra determinado mientras que en nuestra comunidad el tipo impositivo se encuentra al diez por ciento.

Al preparar la escritura de compraventa de cualquier bien inmueble ( ya sea vivienda, parking, local u otro) el precio de compra determinado en la escritura pública de compra-venta no deberá estar por debajo del valor del inmueble fijado en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles con la referencia de valor catastral ( en tu caso el valor del suelo más el valor de la construcción) multiplicado por un coeficiente que dependerá del municipio en que se encuentre el inmueble ( por norma general cuanto más rico es el municipiodonde radica la finca mayor es el coeficiente multiplicador, aunque también influye el año de revisión en que el catastro efectuó la última valoración). Además, en caso de comprar con hipoteca, el valor de ésta no deberá ser superior al valor de escritura en la venta ( amén de las condiciones particulares que exija la entidad financiera prestamista concreta y el Banco de España, tales como no prestar más del ochenta por ciento del valor de tasación, etc…).

Por lo tanto la administración siempre cogerá el valor más alto de cuantos intervienen en la operativa: el de tasación, el del valor del catastro multiplicado por el coeficiente indicado para el municipio en concreto, el de la escritura de compraventa o el de hipoteca.

En muchas ocasiones esto resulta del todo injusto. Pues si bien lo que se pretende con ello es que los defraudadores eviten pagar lo que les corresponde, la realidad es que el precio de compra en muchas ocasiones es realmente inferior al que la administración entiende y es por ello que tienes el derecho a presentar alegaciones a la propuesta de liquidación que has recibido y hacer uso de todas aquellas pruebas de las que intentes valerte, como sería de una valoración por un perito propuesto a instancia de parte con la suficiente formación que se exige para ello.

La administración también hará una valoración con un técnico arquitecto funcionario dependiente de la misma y por ello siempre cabrá la posibilidad de nombrar a un tercer perito por inseculación que despejará las dudas en caso de controversia.

Una vez acabado el procedimiento administrativo, y en caso de no estar de acuerdo con la liquidación definitiva propuesta, siempre podrás interponer un recurso contencioso-administrativo en los Tribunales de Justicia ( órganosindependientes a la administración de Hacienda).

Por último recordarte que, en ningún caso, la presentación de recursos paraliza la ejecución de la carta de pago efectuada por el fisco que es ejecutiva desde el mismo momento en que se genera y que con el paso de los días irá incrementándose con los correspondientes intereses.

En resumen, que el hecho de que compres a un buen precio no implica que por ello dejes de estar obligado al pago de unos impuestos acordes con el valor real de mercado aunque siempre es aconsejable revisarlo y, si es el caso, lucharlo. En el fondo la administración lo único que hace, como todo “kiski” viviente, es barrer para casa ( en esta caso, la casa de todos).

 

 

 

Carlos Pérez Bernalte

Abogado

Comments are closed.