LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS PRETENDE OBLIGARME A CEDER MI PATIO INTERIOR, DE LUCES, CUYO USO PRIVATIVO TENGO CONCEDIDO EN MI ESCRITURA, PARA INSTALAR UN ASCENSOR EN LA FINCA. TENGO DERECHO A NEGARME.

La instalación de ascensores en fincas que no disponen de él es una de las cuestiones que más debate jurídico plantea en el ámbito de la Propiedad Horizontal, y que paradójicamente más confusión está creando tanto a vecinos como a los propios profesionales del sector inmobiliario, tales como Administradores de Fincas.

 

Nuestra legislación establece que la instalación de un ascensor en una finca sujeta a propiedad horizontal, incluso cuando suponga la modificación del título constitutivo o de los estatutos, no requiere unanimidad sino tan sólo el voto favorable de las tres quintas partes de las cuotas de participación ( menor participación cuando en la finca habiten personas con minusvalías). Es decir, que la adopción del acuerdo de instalación ya no requiere la unanimidad de los vecinos que antes se exigía. Esta rebaja en la exigencia de voto en consecuencia de entender nuestro legislador que hoy en día la instalación de un ascensor en una finca, antigua o no, se considera obra necesaria para la habitabilidad y accesibilidad de sus ocupantes, y no una simple obra de mejora, y así lo ha significado nuestra legislación.

 

Ahora bien, el problema surge cuando, como es el caso que nos planteas, para instalar el ascensor se debe perjudicar y ocupar un espacio cuya propiedad o uso pertenece a un propietario. Al respecto debo decirte que la gran mayoría de nuestros Tribunales se muestran conformes a permitir esta ocupación de espacios privativos para la instalación de ascensores. No obstante, aunque en menor proporción, otra parte de la jurisprudencia entiende todo lo contrario, es decir, que la “ocupación” de una parte de las fincas privativas son nulas de pleno derecho por entender que tiene carácter “expropiatario”, y que no existe ningún amparo legal en limitar el derecho de propiedad del vecino – propietario afectado por la instalación del elevador, requiriéndose esencialmente para su procedencia el consentimiento de éste último.

 

Esta división de nuestros Tribunales en este tema nos indica que la resolución al conflicto vecinal pasará por un examen más exhaustivo de las circunstancias concretas del caso, por lo que una valoración más concreta sobre tu situación requerirá más atención jurídica.

 

 

Carlos Pérez i Bernalte

Comments are closed.