HACE YA ALGÚN TIEMPO ESCUCHÉ QUE IBAN A PROPONER MODIFICAR LAS FECHAS DE LOS FESTIVOS DEL CALENDARIO CON EL OBJETIVO DE PASAR LOS DÍAS FESTIVOS INTERSEMANALES ACERCÁNDOLAS AL FIN DE SEMANA. ¿ HAY ALGO DE CIERTO?

TENGO VARIAS FACTURAS DE CLIENTES IMPAGADAS Y EL GESTOR ME DICE QUE TENGO QUE PAGAR IGUALMENTE EL IVA. NO SOLO NO DISPONGO DEL DINERO SINO QUE ENCIMA TENGO QUE ADELANTAR EL IVA DE MIS DEUDORES. ¿ EXISTE ALGUNA SOLUCIÓN PARA EVITAR EL PAGO?
noviembre 10, 2015
PUEDO NEGARME A SOMETERME A UN CONTROL RUTINARIO DE ALCOHOLEMIA? SI ACEPTO REALIZAR LA PRUEBA Y ÉSTA RESULTA POSITIVA PUEDEN LOS AGENTES INMOVILIZAR MI VEHÍCULO?. PUEDO SER CONDENADO A PRISIÓN POR CONDUCIR BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL?.
noviembre 10, 2015
Mostrar todo

HACE YA ALGÚN TIEMPO ESCUCHÉ QUE IBAN A PROPONER MODIFICAR LAS FECHAS DE LOS FESTIVOS DEL CALENDARIO CON EL OBJETIVO DE PASAR LOS DÍAS FESTIVOS INTERSEMANALES ACERCÁNDOLAS AL FIN DE SEMANA. ¿ HAY ALGO DE CIERTO?

Desde   hace ya algún tiempo, y sobretodo coincidiendo con los años de crisis económica, se ha hablado largo y tendido sobre este asunto.

Parece del todo increíble que viniendo, la gran mayoría de nosotros, de un mes de vacaciones como es el mes de agosto, empecemos el mes de septiembre con una primera festividad, el 11 de septiembre, que parte literalmente la semana en dos y seguidamente, y para los ciudadanos barceloneses en concreto ( los sitgetanos hemos celebrado la festividad de Santa Tecla en lunes) la festividad de la Merçé, patrona de la ciudad, caída en martes, volviendo a destrozar la semana desde un punto de vista empresarial. Amén del significado que pueda tener el día festivo, religioso o ideológico, en el que no entramos y respetamos sea cual sea su naturaleza.

Que cabe contar del mes de diciembre, que entre el macro puente de la Constitución y la Inmaculada Concepción y la última y primera semana del año hacen que sea del todo imposible su productividad.

Las festividades entre semana (de martes a jueves) no solo perjudican de forma sobremanera a la economía, puesto que supone un parón de la actividad, sino que también perjudica a nuestro orden personal y familiar, los colegios también cierran.

En absoluto se habla de anular dichas festividades, tan merecidas para los trabajadores, sino tan solo modificarlas en el calendario a efectos de aproximarlas al fin de semana en que recaiga más próximo.

De esta manera no solo podríamos disfrutar de un largo fin de semana, casi unas pequeñas vacaciones, reparador para cualquiera, sino que además beneficiaria de forma sobremanera a nuestra ya mermada economía.

Hay que pensar que además beneficiaría al sector de la hostelería, puesto que miles de ciudadanos podrían programarse y gestionarse una estancia mínima garantizada.

Se están haciendo grandes esfuerzos por parte del actual Gobierno para poder poner en práctica dicha modificación legislativa peroel problema surge porque el calendario laboral debe ser pactado previamente con la Conferencia Episcopal en virtud del acuerdo ratificado entre el Vaticano y el Estado Español en 1979, con las Comunidades Autónomas que tienen transferidas las competencias en organización laboral y con las corporaciones locales.

La Iglesia tiene decisión sobre 8 de los 12 festivos nacionales, además de establecer como festivos todos los domingos del año.

Por mandato del Estatuto de los Trabajadores hay tres días festivos: año nuevo el 1 de enero, la Fiesta del Trabajo el 1 de mayo y la Natividad del Señor el 25 de diciembre.

Por mandato del Acuerdo con el Vaticano 4 días nacionales: la Asunción de la Virgen el 15 de agosto, todos los Santos el 1 de noviembre y la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre y Viernes Santo la primera luna llena de primavera.

También por mandato Divino 4 días más conjuntamente con el Estado o con las Comunidades Autónomas de manera discrecional. Lunes de Pascua o Jueves Santo, el día de Los Reyes Magos el 6 de enero y el 19 de marzo o el 25 de julio.

Por mandato Gubernamental dos festivos: el día de la Hispanidad el 12 de octubre y el día de la Constitución el 8 de diciembre.

Por último, por mandato local dos días festivos más.

Parece ser que para el 2014 se está cerrando la negociación para modificar el 15 de agosto y el 1 de noviembre. El viernes Santo no se modificaría puesto que cumple con el requisito de la continuación con el fin de semana y el 8 de diciembre no lo movería la Conferencia Episcopal puesto que el Gobierno plantea mover el día de la Constitución con lo que se adecuaría el calendario laboral en el puente de diciembre.

La realidad es que el Gobierno tiene muy poco margen con el calendario laboral porque la gran mayoría de festivos depende de la Iglesia y de las Comunidades Autónomas.

No se trata de eliminar festivos (resulta que, aunque no lo parezca, el calendario alemán tiene más festivos que el español) sino de ordenarlos. Que resulten más provechosos para todos: empresarios, trabajadores y hosteleros.

 

Carlos Pérez i Bernalte

Abogado

Comments are closed.